Demencia alcoholica 
Aunque el término demencia alcohólica se suele utilizar para designar cualquier clase de demencia que se presenta en un alcoholismo de larga evolución, se confunde, en ocasiones, con la encefalopatía de Wemicke y el síndrome de Korsakoff, que son debidos a la deficiencia de tiamina. Se cree que la dependencia etílica crónica es capaz de producir demencia independientemente de la deficiencia de la vitamina B1. Por otro lado, los signos de intoxicación alcohólica pueden ser difítciles de diferenciar de los de demencia, en el contexto de un etilismo establecido. La abstinencia alcohólica y el delirium tremems pueden complicar además el cuadro clínico. La demencia etílica puede encontrarse superpuesta a otros procesos deteriorantes como la enfermedad de Alzheimer y la demencia multiinfarto. 
Características clínicas y diagnósticas 
Un diagnóstico apropiado requiere que el paciente esté abstinente durante varias semanas. Si se diagnostica la demencia, el objetivo es la determinación de posibles causas reversibles. 
Los rasgos clínicos se caracterizan por una afectación del pensamiento abstracto, el juicio y las funciones corticales superiores, tales como: lenguaje y comprensión. 
Orientación y psicoterapéutica y para la entrevista 
Es preciso ayudar al paciente a que esté lo más orientado posible. Una actitud serena y tranquilizadora sirve para apaciguar la agitación, que es frecuente en la demencia etílica. Recoger la historia del abuso de alcohol del paciente que faciliten sus familiares y amigos. Valorar el consumo de otras sustancias (p. ej., cocaína y benzodiazepinas). Indagar si ha habido caídas, traumatismos craneoencefálicos o de otro tipo. Evaluar, si es posible, el estado nutricional del enfermo. 
Evaluación y manejo 
1.-Tomar las constantes vitales del paciente. 
2.-Realizar un estudio para demencias, con inclusión de un análisis sistemático de sangre, panel bioquímico, pruebas de función tiroidea, VDRL y niveles séricos de vitamina B12 y ácido fólico. También están indicados una TAC craneal y un electroencefalograma (EEG). Asimismo, deben efectuarse otras exploraciones de rutina como un análisis de orina con determinación de tóxicos en la misma, un electrocardiograma (ECG) y radiografías de tórax. 
3.-Descartar, a través, de una exploración sistemática, la existencia de otros problemas médicos. 
4.-Después de la desintoxicación y la estabilización pueden estar indicadas otras pruebas como: punción lumbar, resonancia magnética nuclear (RNM) y test neuropsicológicos. 
5.-La tranquilización resulta eficaz, a menudo, para aliviar la depresión y la ansiedad en los demenciados. Tanto el apoyo como la estructuración de sus vidas son muy importantes. 
Criterios para el diagnóstico de demencia asociada a alcoholismo 
a.-Una demencia que se presenta después de un hábito prolongado de grandes ingestas de alcohol y que persiste al menos tres semanas después de haber interrumpido su consumo 
b.-A través de la historia, el examen físico y las pruebas de laboratorio, se excluyen otras causas de demencia no debidas al consumo prolongado de grandes cantidades de alcohol. 
Farmacoterapia 
Administrar 100 mg de tiamina por vía IM y luego otros 100 mg por boca, tres veces al día. Prescribir un complejo polivitamínico (Vitamina B12 y ácido fólico), dos veces al día. 
Mantener el sueño del enfermo con benzodiazepinas si es necesario. Si el pa ciente está deshidratado, lograr una hidratación adecuada estimulándole para que beba líquidos. Tratar también los problemas médicos que se detecten. 
La agitación y el insomnio pueden ser abordados con benzodiazepinas o antipsicóticos. Las benzodiazepinas -por ejemplo, el oxacepán entre 10-30 mg por vía oral o el lorazepán 1-2 mg por boca o I.M.- están indicadas en los pacientes con dependencia alcohólica activa, ya que estos fármacos no precipitan convulsiones durante la abstinencia etilica. Los antipsicóticos -por ejemplo, la flufenacina o el haloperidol, dados ambos a dosis entre 2-5 mg por vía oral o I.M.- son preferibles en los demenciados sin abuso reciente de alcohol, ya que los neurolépticos deterioran menos el estado cogniti vo del paciente que las benzodiazepinas. 
Referencias cruzadas: 
Intoxicación alcohólica, abstinencia alcohólica, amnesia, demencia, síndrome de Korsakoff, encefalopatía de Weruicke. 
                                    
                                                                      IR A ZONA CLÍNICA                                                      IR A CARTA DE NAVEGACIÓN 
Web Analytics by Controlia