Consecuencias en niños de padres alcoholicos 
 
Alrededor de 7 millones de niños europeos tienen padres alcohólicos. Los psiquiatras de niños y adolescentes saben que estos niños tienen mayores riesgos de desarrollar problemas emocionales que los hijos(as) de padres que no son alcohólicos.  Además, los hijos de padres alcohólicos tienen cuatro veces mayor probabilidad de ser alcoholicos que otros niños.  
Un niño de este tipo de familia puede tener varios problemas:  
  • Sentimientos de culpa: El niño(a) puede sentirse que es el causante del uso de alcohol por parte de su padre o madre. 
  • Angustia o ansiedad: Puede sentirse continuamente preocupado por la situación del hogar. Puede temer que el padre (madre) alcohólico(a) enferme, se lesione o surjan peleas o violencia entre sus padres. 
  • Verguenza: Los padres pueden dar el mensaje de que hay un secreto terrible en el hogar. Un niño(a) avergonzado(a) no invita a sus amigos a la casa y teme pedir ayuda a alguien.  
  • Incapacidad para mantener relaciones interpersonales: Debido a su decepción por el alcoholismo de su padre (madre) muchas veces desconfía de los demás. 
  • Confusión: Muchas veces la conducta del padre o madre alcohólica cambia repentinamente de cariñoso a irritable, independientemente de la conducta del niño(a). La rutina familiar diaria, tan importante para organizar su vida, queda alterada al cambiar constantemente los horarios de sueño, comida y otras actividades. 
  • Enojo: El niño puede sentir enojo contra el padre (madre) bebedor y molestia con el progenitor no alcohólico por no prestarle apoyo y protección  
  • Depresión: El niño se siente solo y desesperado en su empeño por cambiar la situación.  
  •  
    Aunque el niño trata de mantener en secreto el alcoholismo de sus padres, los maestros, familiares y otros adultos se dan cuenta de que algo anda mal. Los psiquiatras de niños y adolescentes sugieren que la siguiente conducta en los niños puede ser indicativa de problemas de alcohol en el hogar: Pobre aprovechamiento académico, fuga del hogar o de la escuela. - Pocos o ningunos amigos, se aisla de sus compañeros de clases. - Conducta delincuente como robo, vandalismo, violencia. - Quejas físicas frecuentes, como dolor de estómago o cabeza. Abuso de droga o alcohol. - Agresión dirigida hacia otros niños.  
    Algunos niños de padres alcohólicos tienden a asumir el rol de “padres responsables” en la familia y entre los amigos. Tienden a manejar el alcoholismo de sus padres actuando de forma controlada, dedicándose a sus estudios con intensidad, alcanzando un aprovechamiento superior durante sus años escolares, mientras se aislan emocionalmente de sus padres y compañeros. Sus problemas emocionales saldrán a la luz cuando lleguen a la edad adulta.  
    Actualmente hay grupos de ayuda para estos niños.  La ayuda profesional temprana es muy importante para prevenir problemas mas serios incluyendo alcoholismo infantil. El psiquiatra de niños y adolescentes puede ayudarles a resolver sus problemas y a entender que no son responsables por el abuso de alcohol de sus padres. 
    El programa de tratamiento suele incluir terapia de grupo con otros jóvenes. Esto reduce el aislamiento que se imponen por ser hijos de alcohólicos. El psiquiatra  trabajará con frecuencia con el grupo familiar sobre todo cuando el progenitor alcohólico deje de beber. Así se pueden fomentar relaciones más sanas entre los miembros de la familia. 
     
     
                                        
                                                                          IR A ZONA CLÍNICA                                                      IR A CARTA DE NAVEGACIÓN 
    Web Analytics by Controlia